Consultorio médico de Veguellina de Órbigo. CO

El pleno del Ayuntamiento de Villarejo de Órbigo, esta semana, aprobó por unanimidad una moción para asegurar la prioridad de que a la población del municipio le lleguen los servicios sanitarios necesarios y que la Junta de Castilla y León se haga responsable de sus competencias en las áreas rurales. Como respuesta a las declaraciones de la semana pasada del consejero de Sanidad, Antonio Sáez, donde defendía un modelo centralizado, donde se trasladaría el consultorio al centro de salud y obligaría a la gente a desplazarse.

El alcalde, Joaquín Llamas, pidió a la Junta que “no se cierre ningún consultorio, que no se supriman consultas, ni se cambien horarios y que se sustituya a los médicos el día que no pueden pasar consultas”.

“Discriminación en materia de Salud y Educación”

En relación con la petición del Ayuntamiento para que la Junta conserve los consultorios de los municipios de menos de 5.000 habitantes, el alcalde explicó “el gran esfuerzo desempeñado por el municipio para costear el mantenimiento y limpieza de los consultorios, cuya responsabilidad es de la Junta y de la Diputación de León”. Además, Llamas recordó al Sacyl que “el número de cartillas del municipio es de 3221, uno de las mayores de la provincia y el cual a pesar de prestar más consultas que la Atención primaria del propio Centro de Salud del área, tenemos que sufragar más gastos como Ayuntamiento que el propio León.