La escritora originaria de Veguellina de Órbigo, Elena Santiago, ha fallecido este domingo en Valladolid. La autora de obras como La muerte y las cerezas o los Delirios de Andrea que recibió el Premio Castilla y León de las Letras 2002 deja definitivamente el mundo de las letras a los 84 años .

Elena Fernández, conocida como Elena Santiago, nació en Veguellina de Órbigo y se trasladó a Valladolid en 1965. Allí estudió la carrera de Magisterio y posteriormente continuó sus estudios en Madrid. Sus primeros dos cuentos, El Hijo (1969) e Historia sobre el terremoto de Perú (1970), fueron seleccionados por la revista «Temas».

La obra de Elena Santiago ha sido objeto de estudio en el marco de Congreso de Literatura Contemporánea y en el de mujeres novelistas en el panorama literario del siglo XX.​ Por otro lado, también participó en obras colectivas y escribió en diversos periódicos (ABC, El Norte de Castilla, El Mundo). Elena Santiago formó parte del consejo de redacción de diferentes revistas literarias y realizó varias obras de poesía y prosa poética.

A lo largo de su vida, la escritora del Órbigo obtuvo numerosos premios como el Ciudad de León (1973), el Ignacio Aldecoa (1974), el Premio Lena (1976), el Ciudad de Irún (1976), el Premio Ciudad de Barbastro (1981), el Felipe Trigo (1983), el Premio Ateneo de Valladolid (1985), el Rosa Chacel por el conjunto de su obra (1998), y el Premio a la Trayectoria Literaria, concedido por la Diputación Provincial de Valladolid en 2001. En 2003, su Veguellina natal la nombró Hija Predilecta, y la Plaza del pueblo lleva su nombre.